Córdoba: para la fiscal, Gabriela fue víctima de femicidio y la causa avanza

Avanza la investigación en torno a la trágica muerte de Gabriela Veónica Lencina (43), quien falleció días atrás en el Instituto del Quemado de Córdoba, donde se encontraba internada con graves heridas en el cuerpo.

Lencina había sufrido quemaduras en el 30 por ciento del cuerpo tras ser rociada con alcohol en su domicilio del barrio Coronel Olmedo, en el sur de la Capital. Las lesiones internas se complicaron y finalmente murió.

Para la fiscal Betina Croppi, del fuero de Violencia Familiar de Córdoba, a priori se trata de un nuevo caso de femicidio en Córdoba.

Por este motivo, mantiene detenido a la pareja de la mujer. Cristian Sebastián Videla (40) permanece imputado como supuesto autor del delito de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género.

Publicidad

El caso es complejo. Primero, porque el principal acusado niega los hechos e insiste que todo fue un desgraciado accidente. Señala que el fuego se inició en momentos que Gabriela manipulaba una botella de alcohol para preparar un rociador por el coronavirus. Indicó que ella estaba “fumando” y que se produjo “un accidente”.

En paralelo, según señalaron fuentes de la causa, la mujer habría efectuado las mismas afirmaciones respecto “a un accidente” en breves charlas con un bombero, como así también con un policía y hasta con un médico.

Sin embargo, hay dos puntos que ponen en duda la posibilidad de un accidente y apuntalan la hipótesis de un supuesto hecho intencional.

Por un lado, las quemaduras que presentaba la víctima.

Las lesiones externas fueron mayoritariamente en el tórax y la pelvis, como así también en una de sus manos, según señalaron fuentes de la causa. También presentaba quemaduras en las vías áreas. Estas lesiones internas, por lo general, siempre terminan causando la muerte de las víctimas.

Publicidad

La autopsia determinó que Gabriela murió a causa de fallas multiorgánicas producto de quemaduras extensas.

Por otro lado, se están recolectando testimonios de familiares y allegados a la víctima que habrían hecho manifestaciones sobre que la pareja no andaba bien y se mencionaron conductas violentas del hombre.

En ese marco, las hijas que tuvo la mujer con una pareja anterior vienen aportando datos y circunstancias que abonan la tesis de la violencia de género. Una de las jóvenes, cuando declaró con periodistas, llegó a decir que un mes antes del caso, su madre había llamado a la Policía tras haber sido golpeada por él.

Publicidad

Se espera que esta joven declare ante la Justicia y aporte más datos.

Drama. El episodio bajo investigación sucedió en esta casa de barrio Coronel Olmedo. (Javier Ferreyra)

El episodio sucedió el pasado 27 de diciembre en la vivienda de calle Juan B. Charlone al 5700, en el barrio Coronel Olmedo. En el lugar residía Gabriela junto a Videla. Ambos eran padres de una nena de 4 años.

Alertados por gritos, vecinos se acercaron a la casa y ayudaron a la mujer.

Cuando los primeros policías arribaron, el hombre tenía a la mujer cubierta con una toalla y no dejaba de decir que había sido un accidente. La mujer había sufrido graves quemaduras en tórax y la zona pélvica. En una ambulancia de un servicio de emergencias fue trasladada al Instituto del Quemado.

Internada. La víctima permaneció internada varios días en el Instituto del Quemado, donde finalmente murió. (La Voz/Archivo)

En ese centro de salud permaneció internada en grave estado en la sala de cuidados intensivos hasta que murió el domingo 3 de este mes.

Fuentes oficiales señalaron que la propia mujer alcanzó a decir en tres oportunidades que todo había sido un accidente.

La causa fue caratulada como muerte de etiología dudosa. Por ciertas sospechas en torno al suceso, se le dio participación al fuero de violencia familiar.

Por estar de feria, la fiscal Betina Croppi se puso a investigar y, las pocas horas y en virtud a los primeros testimonios que empezaron a recolectarse, dispuso la detención de la pareja de la víctima. Videla (40), quien se gana la vida en la construcción, quedó detenido e imputado a las pocas horas.

El hombre no deja de insistir que todo fue un accidente. Que la mujer estaba preparando un rociador con alcohol y que las llamas surgieron de manera accidental mientras ella fumaba. 

“Papá le tiraba algo”

Fuentes de la causa señalaron a este medio que la pequeña de 4 años habría dicho, a las primeras horas del drama, que su papá le arrojó algo a su mamá.

“‘Papá le tiraba algo a mamá… Ella tenía fuego… Papá le tiraba algo’, dijo la nena. Pero no sabemos si se refería al alcohol o si bien al agua”, comentó una fuente de la causa, consultada por este diario.

Se esperaba que la criatura testificase en la Cámara Gesell.

Sin embargo, esta acción judicial no fue realizada por decisión del cuerpo de psicólogos de la Justicia, a raíz del shock con el que se encuentra la pequeña.

Conmoción. El vecindario se encuentra sacudido por el tremendo desenlace. (Javier Ferreyra)

A todo esto, la fiscal Croppi ha ordenado una serie de peritajes técnicos por parte de la Policía Judicial. Uno de estos peritajes tiene por fin determinar cómo sucedieron los hechos en la vivienda.

No será tarea fácil: sucede que la casa fue limpiada por el hombre y allegados suyos, según indicaron voceros de la causa.

Por otro lado, se espera que el acusado sea sometido a unas pericias interdisciplinarias, por parte de psicólogas de la Justicia. La indagatoria será realizada en los próximos días.

NEWSLETTER 9AM

De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada.

Publicidad


Go to Source
Author: LaVoz.com.ar | Sucesos