Tag Archives: asalto

Dustin Poirier noquea a Conor McGregor en segundo round del combate estelar de UFC 257

Dustin Poirier derrotó por KO en el segundo asalto a Conor McGregor, la noche del sábado en el combate estelar de la función UFC 257, en Abu Dhabi. Un crochet de izquierda cambió la pelea. McGregor lo hizo bien, pero notó la inactividad y le pasó factura. Poirier, más rodado, lo cazó cuándo cruzaron golpes y lo abatió.
Fue una sorpresa, en parte, porque una mano cambió todo cuando mejor parecía estar el irlandés. “He notado la inactividad. Quiero volver a estar activo en este negocio y ser el mejor”, añadía.
Poirier confirma que poco tiene que perdió ante The Notorious en 2014. Está en el mejor momento de su carrera. Lo ratificó sobre la lona y luego fue muy claro: “Si Khabib (Nurmagomédov) está fuera, esta debería haber sido una pelea por el título”, espetó. Lo merecía. Ahora toca esperar la decisión del ruso.
El duelo comenzó con la misma dinámica de toda la semana. McGregor está de vuelta porque disfruta de su trabajo y su cara lo reflejaba. Sintió el apoyo del público en su presentación y quería regalarles una victoria. El irlandés salió a achicar espacios, pero Poirier lo sorprendió y lo derribó. Rápidamente, Conor llevó su espalda contra la jaula para intentar levantarse. Lo hizo y revirtió la situación. Incluso acabó golpeando con su precisión habitual. El jab el vertical, tras un pequeño amago, le surtió efecto. Eso sí, debía tener cuidado: Poirier le contragolpeó dos veces con peligro.
El inicio del segundo asalto mostró un detalle que quizá fue clave. Con una patada a la pierna derecha de McGregor, Poirier lo hizo trastabillar. No parecía ir a más, pero al terminar el irlandés se quejó al médico de ella. Fuera importante o no, The Notorious fue a más. Comenzó a gustarse, sacó más trabajo y leyó a su oponente. Poirier fue atrapado dos veces por su pierna cuando quería patear abajo y se quedó pegado contra la jaula. Ese fue el principio del fin para McGregor. Tiene un gran boxeo, pero falló en distancia y lo pagó. Se quedó expuesto y Poirier le cruzó un crochet de derecha que lo dejó tocado y con uno de izquierda a la sien lo dañó. Las tornas cambiaron y si algo tiene Poirier es ritmo. Lanzó todo lo que tenía, falló, pero también conectó. Con otros dos crochets hizo retroceder a McGregor y cuando el irlandés caía lo remató con una derecha recta a la frente. Quizá esa imagen, del rey cayendo, sea la más recordada en los próximos días. McGregor venía para brillar en la Fight Island, pero quien lo hizo fue el ‘Diamante’, Dustin Poirier.
Se acabaa!!!! — @DustinPoirier noquea a McGregor!!!! #UFC257#InAbuDhabi @visitabudhabi #UFCEnVivo pic.twitter.com/44yOe5ctIs
— ufcespanol (@UFCEspanol) January 24, 2021
Qué desempeño!!! @DustinPoirier derrota a Conor McGregor en round 2 por TKO #UFC257 #InAbuDhabi @visitabudhabi #UFCEnVivo pic.twitter.com/Uc0w0T5pzX
— ufcespanol (@UFCEspanol) January 24, 2021


Go to Source
Author:

Tras el trauma que provocó Trump, los demócratas quieren reformar el sistema electoral de EE.UU.

Luego del agitado período electoral y de un letal asalto al Capitolio de Estados Unidos, los demócratas planean actuar rápidamente en una propuesta de ley del nuevo Congreso para reformar el sistema electoral y establecer estándares federales que no permitan dudas.
Los estados han tenido desde hace tiempo reglas diferentes y contradictorias para la realización de elecciones, pero la elección de 2020, que incluyó cambios forzados por la pandemia, facilitó la estrategia del expresidente Donald Trump de cuestionar las elecciones, el voto por correo y las cifras que daban los centros de votación.“Las boletas por correo ¿deben llegar para el Día de la Elección o simplemente deben tener el matasellos para entonces? ¿Está permitido votar en ausencia para todos o solamente para aquellos con una excusa? ¿Puede uno registrarse para votar el mismo día o solamente por adelantado? La idea es evitar estas dudas y unificar el sistema.Los demócratas, reafirmando la autoridad constitucional para fijar la fecha, el sitio y la manera de las elecciones federales, quieren reglas nacionales que dicen van a hacer la votación más uniforme, accesible y justa en todo el país.

Donald Trumpl cuestionó el sistema electoral y presentó numerosos recursos pese a haber perdido por más de 7 millones de votos. (AP)

La propuesta haría obligatorio aceptar la votación adelantada, registros el mismo día y otras reformas que según los republicanos son extralimitaciones federales.“Hemos visto literalmente un ataque a nuestra democracia”, dijo la Senadora demócrata Amy Klobuchar, en referencia al asalto del 6 de enero al Capitolio. “No puedo pensar en un momento mejor para iniciar una reforma democrática”.La legislación introducida inicialmente hace dos años, llamada For the People Act (Ley para el Pueblo), daría además a comisiones independientes la tarea de trazar distritos congresales, requeriría que los grupos políticos revelaran sus donantes de grandes sumas, crearía requerimientos de reporte para anuncios políticos en internet y obligaría a los presidentes a revelar sus declaraciones fiscales.La posición republicana fue intensa durante la sesión previa. Entonces, el líder de la mayoría republicana en el Senado Mitch McConnell la llamó la “Ley de Protección de los Políticos Demócratas” y dijo en un editorial que los demócratas buscaban “cambiar las reglas de la política estadounidense para beneficiar a un partido”.

Los demócratas deberán buscar el respaldo de un buen número de republicanos para llevar adelante la reforma. (AP)

Necesitan revertir el rechazo republicanoAunque los demócratas controlan el Congreso por primera vez en un decenio, la aprobación de la iniciativa depende de si se puede convencer a suficientes republicanos para que reconsideren una propuesta que han rechazado reiteradamente.Los partidarios dicen que la propuesta de ley es la iniciativa electoral más significativa desde la Ley del Derecho al Voto de 1965. Los representantes demócratas prometieron hace dos años dar prioridad a la propuesta y este mes la reintrodujeron como “H.R. 1”, resaltando su importancia para el partido.

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca facilita la reforma demócrata al sistema electoral. (AFP)

“La gente solamente quiere poder depositar su voto sin que sea un calvario”, dijo el representante demócrata John Sarbanes, que es el principal patrocinador de la medida en la cámara baja. “Es increíble que en Estados Unidos aún tenga que maniobrar en una pista de obstáculos para llegar a la urna”.Con los planes actuales, la Cámara de Representantes debatiría la propuesta posiblemente en la primera semana de febrero.La Comisión de Reglas del Senado consideraría entonces una propuesta asociada en la Cámara alta y una votación de desempate allí pudiera permitir que la iniciativa fuera al pleno del Senado probablemente en febrero, dijo Klobuchar, que se espera sea la próxima presidenta de la comisión.Una votación pronta sería algo notable, teniendo en cuenta que el Senado casi seguramente estará lidiando con el juicio político de Trump, la confirmación de nominados del presidente Joe Biden al gabinete y otra ronda de asistencia social para enfrentar las secuelas de la pandemia.Aunque los estados han tenido desde hace mucho tiempo procedimientos diferentes de votación, la elección de noviembre de 2020 evidenció cómo la variabilidad puede ser usada para sembrar dudas sobre los resultados.

El rechazo de Donald Trump a reconocer la derrota provocó un golpe en el sistema político estadounidense. (AP)

Los partidarios de la propuesta, entre quienes están organizaciones de derechos civiles y electorales, mencionaron decenas de demandas preelectorales que cuestionaron las reglas de procedimiento, como la de si las boletas con estampillas del Día de la Elección debían ser contadas.Apuntaron, además, a los litigios tras la elección iniciados por Trump y sus aliados para tratar de anular millones de votos legítimos. Muchas de esas demandas se enfocaron en cambios electorales que buscaban facilitar el proceso de votación.Entre esos cambios está una ley aprobada antes de la pandemia por la legislatura de Pensilvania, controlada por los republicanos, para hacer las boletas de voto en ausencia disponibles para todos los votantes registrados que las solicitaran.Funcionarios del gobierno y electorales han descrito reiteradamente la elección como la más segura en la historia de Estados Unidos. Incluso el exsecretario de Justicia Bill Barr, aliado de Trump, dijo antes de dejar el puesto que no hubo evidencia de un fraude que hubiera cambiado el resultado.“La estrategia de mentir sobre un fraude electoral, deslegitimar el resultado y tratar de suprimir votos ha sido desenmascarada como el ataque ilegítimo a nuestra democracia que realmente es y creo que eso abre más puertas a una conversación real sobre cómo arreglar nuestro sistema de votaciones y eliminar ese cáncer”, dijo Wendy Weiser, directora del Programa de Democracia en el Brennan Center for Justice, un instituto de políticas públicas.DV


Go to Source
Author: Clarin.com

Esa colina no resplandece

Para mí, lo más preocupante del asalto al Capitolio hace dos semanas ha sido la reacción de mucha buena gente de la izquierda, incluyendo a Alexandria Ocasio-Cortez, aunque al menos ella tiene la excusa de estar en trauma post shock. Me refiero a quienes se han sumado a la CNN y a Joe Biden en sus elogios a la democracia estadounidense  y su convicción de que el Capitolio constituye  la “tierra sagrada” de la democracia. Aquello de la “ciudad resplandeciente sobre la colina y un faro de libertad para el mundo”.
Es normal que Joe Biden y Kamala Harris se deshagan en elogios por la Shining Hill y el excepcionalismo estadounidense. Nadie debería extrañarse de que un veterano de Washington como Biden anuncie en su discurso de inauguración que “la democracia ha prevalecido” ni que The New York Times destaque la frase en portada con un cuerpo de letra 56 y a cinco columnas.
Lo que no es normal es que nosotros nos lo creamos. Y menos que empecemos a creer que, ante el peligro trumpista, es necesario cerrar filas con Mark Zuckerberg, Jamie Dimon (JP Morgan) y Madeleine Albright, bajo el pretexto de que –por muchos errores que hayan cometido– son todos comprometidos luchadores antifascistas.
Paul Mason ha sido el pionero de esa escuela. Insiste  en formar un frente  unido contra la ultraderecha  en el que puede incluirse hasta la banca internacional. “La izquierda debe decidir cuál es el principal enemigo, las corporaciones neoliberales o los movimientos fascistas”, escribió en el New Statesman. “Yo haré causa común con el consejo de Goldman Sachs contra ellos (los fascistas)”. Mason ha sido un excelente periodista pero, a  mi modo de ver, esto es un delirio digno de QAnon.
Para mí, la idea de que todos deberíamos formar una cadena humana antifascista en torno al Capitolio cogidos de la mano de los billonarios de Silicon Valley y Wall Street, en defensa de “una de las democracias mas reverenciadas del mundo” (Alexandria Ocasio-Cortez dixit), es bastante más peligrosa que  Donald Trump
Porque la democracia estadounidense no merece ni una pizca de reverencia y el Capitolio no resplandece como un faro en la niebla sino como un casino de Las Vegas. Esto lo sabe todo el mundo en K Street, la calle de los lobistas, a tiro de piedra del Congreso. El  término Dolarocracia –acuñado por Bob McChesney– es mucho más gráfico para describir los principios y los valores plasmados en el Capitolio y supuestamente violados por los trumpistas. “Las elecciones democráticas han sido aprehendidas por corporaciones gigantescas, donantes multimillonarios, consultores políticos con ánimo de lucro, medios de comunicación corporativos, think tanks y opinadores a sueldo del poder”, me dijo McChesney, hace un par de años.

La dolarocracia existía mucho antes de Donald Trump, e incluso antes de ‘Citizens United’, la infame decisión del Tribunal Supremo en 2010 de permitir donativos sin límites por parte de grandes corporaciones en las campañas políticas. Eso constituyó  un momento fatídico, el punto de no retorno, quizás,  pero fue solo la consumación del incesto. Washington siempre ha sido Babilonia. Gore Vidal explica los cimientos podridos del Capitolio en una serie de novelas sobre los fundadores de la democracia estadounidense, notablemente Burr. Poco antes de su muerte, en 2012, Vidal reiteró: “La clase dominante corporativa ha secuestrado la nación (…) nuestro gobierno no es de, ni por, los muchos”, sino “la reserva exclusiva de los pocos”.
Alexander Cockburn y Ken Silverstein escribieron ya en la era de Clinton en su libro Washington Babylon: “Los estadounidenses no se fían del gobierno, de los políticos ni de los medios porque los perciben acertadamente como corruptos (…) ambos partidos políticos han sido comprados con el Big Money de corporaciones y de los estadounidenses más ricos”. Eso fue en 1996. Ahora, tras un cuarto de siglo de concentración de la riqueza en las manos del 5% más rico, se puede decir con seguridad que los oligarcas tomaron la Shining Hill mucho antes que las hordas trumpistas.

Creo que Mike Davis acierta cuando escribe  sobre lo ocurrido el pasado 6 de enero: “El ‘sacrilegio’ en nuestro templo de la democracia –¡Oh pobre violada ciudad sobre la colina!– fue una insurrección solo en el sentido de una comedia negra; fue una pandilla de moteros disfrazados de artistas de circo y bárbaros que tomaron el country club más grande de todos”. Y conviene tener en cuenta que muchos de los que ya se presentan como aliados en la lucha contra la ultraderecha son socios fundadores del mismo country club.


Go to Source
Author:

Facebook le da al FBI datos sobre los usuarios que participaron del asalto al Capitolio

Facebook le está proporcionando al FBI los datos de los usuarios que participaron en el asalto al Capitolio de los Estados Unidos, incluyendo sus mensajes privados, tras el llamado de algunos parlamentarios, reportó la revista Forbes en su página web.
El sitio refiere una denuncia contra un residente en Nueva York que había posteado en las redes sociales imágenes de los incidentes, que revela que el FBI buscó entre sus mensajes privados, su dirección IP, el número de teléfono y la dirección de Gmail.Tras el ataque del 6 de enero, la número 2 de Facebook, Sheryl Sandberg, había declarado que las protestas eran gran parte organizadas en las redes sociales menores: luego fue criticada por las pruebas de que numerosos grupos y cuentas de Facebook, públicas y privadas, también habían sido usadas.La identificación y prohibición en las plataformas tecnológicas a los revoltosos del Capitolio abrió un gran debate, en Estados Unidos y el mundo, sobre el poder de las grandes empresas tecnológicas.En tanto, un grupo de expertos independientes analizará, a pedido de la red social, si debe mantenerse suspendida la cuenta del expresidente estadounidense Donald Trump, quien fue acusado de “fomentar la insurrección”.

Mark Zuckerberg, una figura con cada vez más peso en la política norteamericana. Foto: AFP

La junta de supervisión, habitualmente conocida como “la Corte Suprema” de Facebook, tiene como tarea la de tomar la decisión en apelaciones relativas a material eliminado o mantenido en el sistema.Facebook e Instagram vetaron a Trump luego de que sus simpatizantes ocuparan el Capitolio el miércoles 6 de enero, en un ataque que empujó al ahora expresidente estadounidense a un segundo juicio político.Con este anuncio, Facebook derivó la decisión a su junta de supervisión independiente, cuyas resoluciones son vinculantes y debe aceptar hasta su director ejecutivo, Mark Zuckerberg.”Creemos que nuestra decisión fue correcta y necesaria”, dijo el vicepresidente de asuntos mundiales de Facebook, Nick Clegg, en un blog.”Nuestra decisión de suspender el acceso del entonces presidente Donald Trump fue tomada en circunstancias extraordinarias: un presidente de Estados Unidos fomentando una violenta insurrección concebida para torcer la transición pacífica del poder, cinco personas muertas, legisladores huyendo de la sede de la democracia”, reportó Clegg, ex viceprimer ministro británico.

Trump dejó la Casa Blanca y quedó vetado de casi todas las redes. Foto: AP

El acceso de Trump a su cuenta en Facebook está suspendido hasta que la junta tome una decisión, según Clegg, que agregó: “Esperamos, dadas las justificaciones de nuestras acciones del 7 de enero, que decida mantener la opción que tomamos”.Además del fallo, Facebook dará la bienvenida a “recomendaciones de la junta sobre suspensiones cuando el usuario es un líder político”, añadió.Clegg subrayó que “en las democracias abiertas la gente tiene derecho a escuchar lo que dicen sus políticos -lo bueno, lo malo y lo feo- para que se les pueda exigir cuentas”, pero dejó en claro que “eso no significa que puedan decir cualquier cosa que se les antoje”.Los integrantes de la junta son de varios países y entre ellos hay juristas, activistas de los derechos humanos, periodistas, laureados con el Premio Nobel y un ex primer ministro de Dinamarca.Con información de agencias.SL​


Go to Source
Author: Clarin.com

Reflexiones sobre el final de la presidencia de Donald Trump

Tras el asalto al Capitolio, puede resultar sorprendente ver cómo los seguidores de Trump se empeñan en negar los hechos hasta el punto de sumirse en una violencia fanática. Algunos los perciben como mentes crédulas engañadas por fake news. Pero ¿cómo es posible seguir creyendo en esta fábula cuando vivimos en un mundo en el que sobreabundan la información y los comentarios que ‘desencriptan’ la información? En realidad, nadie rechaza la evidencia porque sea estúpido, sino para demostrar que es inteligente. Es el signo de una perversión inscrita en la estructura misma de nuestra razón. 
*
Es fácil burlarse de los extravíos de Donald Trump e indignarse con la violencia de sus seguidores fanáticos. Sin embargo, la irracionalidad extrema que se ha desatado en el corazón del proceso electoral del país mejor preparado para administrar las alternancias del sistema representativo nos plantea también algunas preguntas sobre el mundo que compartimos con él: un mundo que creíamos poder identificar con el pensamiento racional y la democracia sosegada. Y la primera pregunta es obvia: ¿cómo es posible tanta obstinación en negar los hechos mejor acreditados y cómo puede ocurrir que esta obstinación encuentre un acuerdo o un apoyo tan amplios?
Algunos querrían seguir aferrados a la vieja tabla de salvación: quienes no quieren reconocer los hechos serían ignorantes mal informados o mentes crédulas engañadas por fake news. Es la visión idílica clásica de un pueblo cándido que se dejaría engañar por simpleza intelectual y al que solamente habría que enseñar a informarse sobre los hechos y a juzgarlos con espíritu crítico. Pero ¿cómo es posible seguir creyendo en esta fábula de la ingenuidad popular cuando vivimos en un mundo en el que abundan y sobreabundan, al alcance de cualquiera, los medios de información, los medios para verificar la información y los comentarios que ‘desencriptan’ la información?

Conviene, pues, invertir el argumento: nadie rechaza la evidencia porque sea estúpido, sino para demostrar que es inteligente. Y la inteligencia, como se sabe, consiste en desconfiar de los hechos y en preguntarse para qué sirve esa enorme masa de información que cada día se descarga sobre nosotros. A lo que se responde diciendo que sirve evidentemente para engañar a la gente, pues lo que se muestra a la vista de todo el mundo suele estar ahí para encubrir la verdad, que hay que saber descubrir oculta bajo la apariencia falaz de los hechos dados. 
La fuerza de esta respuesta estriba en que satisface al mismo tiempo a los más fanáticos y a los más escépticos. Uno de los rasgos destacables de la nueva extrema derecha es el lugar que ocupan en ella las teorías conspiratorias y negacionistas, que presentan aspectos delirantes, como la teoría del gran complot internacional de pedófilos. Pero, en última instancia, este delirio no es sino la forma extrema de un tipo de racionalidad generalmente valorado en nuestras sociedades: aquel que exhorta a ver en cada hecho particular la consecuencia de un orden global y a resituarlo en la red causal de conjunto que lo explica y lo acaba revelando como algo muy diferente de lo que parecía ser en un principio.
Como se sabe, este principio de explicación de cualquier hecho por el conjunto de sus conexiones puede leerse también al revés: siempre es posible negar un hecho aduciendo la ausencia de vínculo causal en la serie de condiciones que lo hacen posible. Este fue, como se recordará, el principio que condujo a algunos intelectuales marxistas radicales a negar la existencia de las cámaras de gas durante el período nazi porque era imposible deducir su necesidad de la lógica de conjunto del sistema capitalista. Y, aún hoy en día, hay intelectuales sutiles que ven en el coronavirus una fábula inventada por nuestros gobiernos para controlarnos con mayor eficacia.  

Las teorías conspiratorias y negacionistas dependen de una lógica que no está reservada a las mentes simples y a los cerebros enfermos

Las teorías conspiratorias y negacionistas dependen de una lógica que no está reservada a las mentes simples y a los cerebros enfermos. Sus formas extremas ponen de manifiesto la parte de sinrazón y de superstición que está presente en el corazón de la forma de racionalidad dominante en nuestras sociedades y en los modos de pensamiento que interpretan su funcionamiento. La posibilidad de negarlo todo no es exclusiva del “relativismo” criticado por las mentes circunspectas que se consideran guardianas de la universalidad racional. Es una perversión inscrita en la estructura misma de nuestra razón.    
Se dirá que no basta con disponer de las armas intelectuales que permiten negarlo todo. Que también es necesario querer hacerlo. Es cierto. Pero conviene dilucidar en qué consiste esta voluntad o, mejor dicho, este afecto que conduce a creer o a no creer.
Es poco probable que los setenta y cinco millones de votantes que han dado su apoyo a Trump sean en su totalidad intelectos débiles convencidos por sus discursos y por las informaciones falsas que estos discursos difunden. Estos votantes no creen en el sentido de que tengan por verdadero lo que dice Trump. Creen en el sentido de que son felices escuchando lo que escuchan: un placer que, cada cuatro años, se puede expresar a través del voto, pero que todos los días se expresa de forma mucho más sencilla por medio de un simple like. Y quienes difunden informaciones falsas no son ingenuos que las consideren verdaderas ni cínicos que las sepan falsas. Es simplemente gente que tiene el deseo de que las cosas sean así, el deseo de ver, pensar, sentir y vivir en la comunidad sensible que tejen esas palabras. 
¿Cómo cabe pensar esta comunidad y este deseo? Es aquí donde interviene otra de las nociones producidas por la pereza autocomplaciente: el populismo. Esta noción no evoca ya un pueblo bondadoso e ingenuo, sino, por el contrario, un pueblo frustrado y lleno de envidia que está dispuesto a seguir a aquel que sepa encarnar sus rencores e identificar su causa. 
Escuchamos a mucha gente decir que Trump es el representante de la población blanca indignada y en situación de desamparo: aquellos que han sido apartados de las transformaciones económicas y sociales, que han perdido su trabajo con la desindustrialización y sus anclajes identitarios con las nuevas formas de vida y cultura, que se sienten abandonados por élites políticas distantes y despreciados por las élites diplomadas. La cantinela no es nueva: de forma semejante, el paro ya servía en los años 1930 como explicación del nazismo y sigue sirviendo en la actualidad para explicar el auge de la extrema derecha en nuestras sociedades. Pero ¿cómo se puede creer seriamente que los setenta y cinco millones de votantes de Trump responden a este perfil de víctimas de la crisis, el paro y el desclasamiento? Es necesario renunciar, por lo tanto, a la segunda tabla de salvación de la comodidad intelectual, a la segunda figura del pueblo tradicionalmente investida del rol de actor irracional: ese pueblo frustrado y brutal que constituye la contrapartida del pueblo bondadoso e ingenuo.

La pasión a la que apela Trump no tiene nada de misterioso: es la pasión de la desigualdad, que permite a ricos y pobres encontrar una multitud de inferiores sobre los que afirmar su superioridad

Más aún, es preciso poner en cuestión esa forma de racionalidad pseudo-erudita que se afana en asimilar las formas políticas de expresión del sujeto-pueblo con ciertos rasgos pertenecientes a tal o cual capa de la sociedad en ascenso o en declive. El pueblo político no es la expresión de un pueblo sociológico preexistente. Es una creación específica: el producto de un cierto número de instituciones, procedimientos, formas de acción, pero también palabras, frases, imágenes y representaciones que no expresan los sentimientos del pueblo, sino que crean un cierto pueblo atribuyéndole un régimen específico de afectos.
El pueblo de Trump no es la expresión de capas sociales en situación de dificultad y en busca de un protector. Es, ante todo, el pueblo producido por una institución específica en la que muchos se empeñan en ver la expresión suprema de la democracia: esa institución que establece una relación inmediata y recíproca entre un individuo que supuestamente encarna el poder de todos y un colectivo de individuos que supuestamente se reconoce en él. En segundo lugar, el pueblo de Trump es el pueblo construido por medio de una forma particular de interpelación, esa interpelación personalizada que hacen posible las nuevas tecnologías de comunicación, mediante las que el líder habla cada día a todos y cada uno de sus seguidores, simultáneamente como hombre público y privado, empleando las mismas formas de comunicación que permiten a cada cual decir diariamente lo que piensa o lo que siente. 
Por último, es el pueblo construido por el sistema específico de afectos que Donald Trump ha alimentado a través de este sistema de comunicación: un sistema de afectos que no está dirigido a ninguna clase en particular y que no juega con la frustración, sino, por el contrario, con la satisfacción de la propia condición; no tanto con un sentimiento de desigualdad que tenga que ser reparado cuanto con un sentimiento de privilegio que debe ser conservado frente a todos aquellos que desean atentar contra él. 
La pasión a la que apela Trump no tiene nada de misterioso: es la pasión de la desigualdad, que permite tanto a los ricos como a los pobres encontrar una multitud de inferiores sobre los que afirmar su superioridad a cualquier precio. En efecto, siempre existe una superioridad de la que participar: la superioridad de los hombres sobre las mujeres, de las mujeres blancas sobre las mujeres negras, de los trabajadores sobre los parados, de aquellos que trabajan en los empleos del futuro sobre los demás, de quienes tienen un buen seguro sobre quienes dependen de la solidaridad pública, de los autóctonos sobre los migrantes, de los nacionales sobre los extranjeros y de los ciudadanos de la nación-madre de la democracia sobre el resto de la humanidad.

La presencia simultánea, en el Capitolio ocupado por los esbirros de Trump, de la bandera de los trece Estados fundadores y la bandera del Sur esclavista ilustra bastante bien este montaje singular que convierte la igualdad en la prueba suprema de la desigualdad y la pursuit of happiness en un afecto de odio. Pero esta identificación del poder de todos con la colección innombrable de las superioridades y los odios no se puede asimilar con el ethos de una nación en particular, como tampoco con una capa social específica. Todos conocemos el rol que ha desempeñado en Francia la oposición entre la Francia trabajadora y la Francia asistida, entre quienes miran hacia el futuro y quienes siguen atrapados en los sistemas arcaicos de protección social, o entre los ciudadanos del país de la Ilustración y los derechos del hombre y las poblaciones atrasadas y fanáticas que amenazan su integridad. Y podemos ver todos los días en internet el odio contra cualquier forma de igualdad repetido hasta la saciedad en los comentarios de los lectores de los periódicos.
Del mismo modo que la obstinación en negar no es la seña distintiva de las mentes atrasadas, sino una variante de la racionalidad dominante, la cultura del odio no es el efecto de capas sociales desheredadas, sino un producto del funcionamiento de nuestras instituciones. Es una manera de hacer pueblo, una manera de crear un pueblo que corresponde a la lógica desigualitaria. Hace casi doscientos años que el pensador de la emancipación intelectual, Joseph Jacotot, explicó el modo en que la sinrazón desigualitaria hacía funcionar una sociedad en la que cada inferior era capaz de encontrar otro inferior y disfrutar de su superioridad sobre él. Hace solo un cuarto de siglo, yo mismo sugerí, por mi parte, que la identificación de la democracia con el consenso producía un pueblo fundado sobre los afectos del odio y la exclusión, un pueblo mucho más arcaico que el pueblo supuestamente arcaico de la división social al que reemplazaba.
Más que a la comodidad de la indignación o de la burla, los acontecimientos que han marcado el fin de la presidencia de Donald Trump deberían conducirnos a un examen un poco más profundo de las formas de pensamiento que denominamos racionales y de las formas de comunidad que denominamos democráticas. 
————-
Este artículo se publicó originalmente en francés en  AOC. 
Traducción de Alfredo Sánchez Santiago.


Go to Source
Author:

Inseguridad: un ladrón y un taxista heridos en medio de una ola de robos

“Este fue el que me robó la otra vez. Este mismo fue. Me asaltó. Mirá dónde lo vengo a encontrar”. Eso fue lo que exclamó uno de los miembros del equipo de emergencias médicas a poco de llegar a atender al sospechoso que acababa de ser baleado por un policía en el marco de una nueva entradera en la ciudad de Córdoba.El supuesto ladrón herido de un disparo en el abdomen (permanece internado en grave estado) y un taxista apuñalado, en el marco de otro asalto callejero, conforman los dos últimos graves episodios de una secuencia delictiva sin freno que se viene registrando en distintos puntos de la Capital.Asaltos callejeros y contra familias, robos a viviendas y ataques de motochoros conforman un tándem delictivo que parece no tener fin. Mientras la Policía realiza operativos e informa sobre algunas detenciones, por lo bajo se acepta que los móviles y las patrullas no dan abasto. También se cuestiona a la Justicia y su trabajo a media máquina en este verano y durante gran parte de la cuarentena de 2020.Mientras tanto, se reproducen las reuniones de vecinos en distintos puntos de la Capital que exigen respuestas. Un grupo autoconvocado de decenas de centros vecinales decidió juntarse para reclamar sobre esta problemática extendida en los cuatro puntos cardinales de la ciudad. Publicidad De manera oficial, la jefa de Policía, Liliana Zárate, dijo que se están poniendo todos los recursos para brindar seguridad a la población y que se trabaja de manera incansable.En tanto, el ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, respondió: “Tenemos contacto permanente con todos los centros vecinales, trabajamos a través de los consejos barriales de prevención y de la Policía Barrial”.Ninguna autoridad policial o del área de Seguridad tomó licencia por vacaciones este mes.Asalto y balazosEra cerca de la 1 de ayer, cuando una pareja de policías llegó a una playa privada para guardar el Volkswagen Gol Trend, calle Santa Rosa al 2000, en el barrio Alberdi. Publicidad En esas circunstancias, aparecieron dos delincuentes armados. Una versión daba cuenta de que andaban en moto.Todo indica que los ladrones desconocían por completo que los ocupantes del auto eran dos policías. Por un lado, un oficial principal de la Policía Barrial que acababa de salir del trabajo y que volvía a casa con su novia, también agente de la fuerza.Fuentes judiciales aseguraron que uno de los ladrones sacó un arma y quiso robar el auto. Ante esto, de acuerdo con la versión oficial, el uniformado efectuó al menos dos disparos con su pistola reglamentaria. Publicidad Uno de los impactos dio en el portón del estacionamiento. El otro balazo alcanzó al sospechoso en su abdomen. El restante ladrón escapó a toda velocidad.Mientras algunos vecinos se asomaban a ver qué había ocurrido, la pareja de policías detuvo al ladrón herido y llamó al 101.A los pocos minutos, varios móviles llegaron al lugar. Se montó un operativo, pero no se pudo dar con el fugitivo.El herido, Darío Nicolás Lucero (24), domiciliado en barrio Maipú, fue atendido por un servicio médico, que lo trasladó en grave estado al Hospital de Urgencias.Lucero quedó en calidad de detenido e imputado por robo calificado, por orden del fiscal Guillermo González.Desde la fiscalía se indicó que no surge nada que haga pensar en un exceso policial y que todo se circunscribiría en una legítima defensa.A todo esto, tras las manifestaciones de uno de los médicos (que acusó al herido de haberlo asaltado tiempo atrás), se dispuso ampliar la investigación contra el sospechoso.Las entraderas y salideras en domicilios y en estacionamientos, a la luz de la reiteración de casos, conforman una metodología delictiva que no tiene pausa.En algunos casos, los ladrones roban pertenencias y cargan todo en los autos de las víctimas, y abandonan los vehículos en otro punto de la ciudad. En otros casos, directamente se roban los rodados para usarlos en otros robos.Taxista apuñaladoInternado y compensado quedó el conductor de un taxi que, en el marco de un asalto callejero en pleno mediodía de ayer, terminó con varias puñaladas.El violento episodio ocurrió en el límite de los barrios Yapeyú y Pueyrredón, en la franja nordeste de la Capital.Todo sucedió cuando unos sujetos, que parecían ser simples pasajeros de un taxi, decidieron asaltar al conductor en calle Bailén al 400. La víctima se resistió al asalto de los ladrones y terminó con varios puntazos en brazos y en la espalda.Herido. El taxista apuñalado. (La Voz)Los delincuentes alcanzaron a escapar a pie.Se sospecha que estos ladrones podrían haber sido los mismos que cometieron otro violento asalto similar contra otro taxista mediodías atrás en la misma zona. La víctima fue atacada en calle Achupallas y pasaje Libertad por ladrones que le sustrajeron dos billeteras y el celular.Desde el sector de los taxistas vienen manifestando su preocupación desde hace tiempo por la sucesión de graves asaltos callejeros.Por caso, le sucedió a un taxista en las últimas horas en barrio Patricios. El chofer fue blanco de un violento asalto por parte de delincuentes que lo abordaron en calle Ayohúma al 2600.Otro conductor fue víctima de un violento asalto, madrugadas atrás, en calle Miguel del Mármol, en barrio Urquiza. Un sospechoso fue detenido a las pocas horas y se le secuestró un arma de aire comprimido.Suerte similar corrió otro taxista noches atrás en calles Oncativo y Méjico al ser asaltado violentamente por dos ladrones que usaban armas de fuego.Más sustraccionesPor otro lado, cuatro delincuentes armados sorprendieron a un hombre cuando entraba en su casa en el barrio Escobar, también en Capital. Ocurrió en las últimas horas en calle Las Playas al 1300, donde la víctima fue atacada de manera violenta.Los delincuentes robaron dinero y algunos bienes, tras lo cual escaparon en el Fiat Siena del vecino.Otro asalto a mano armada se registró en un comercio ubicado en avenida Juan B. Justo al 4100, a pocos metros del CPC de barrio Centro América. Al menos dos asaltantes entraron armados en el local, redujeron a todos los presentes y se llevaron una importante suma de dinero de un proveedor y del encargado del local. No hubo detenidos.Tampoco hubo capturados en un robo cometido en una vivienda del barrio Maipú. Aprovechando que la familia no estaba, los ladrones entraron a un hogar de calle Ortiz Herrera al 2000 y se llevaron, entre distintas pertenencias, cuatro televisores y cuatro bicicletas.Otra casa que terminó saqueada en las últimas horas fue una ubicada en barrio Quebrada de las Rosas. “Rompepuertas” reventaron la abertura de un hogar de calle Ochoa de Zárate al 1000 y se llevaron de todo .“No vuelvo más a Córdoba”, se quejó ayer un hombre oriundo de Tierra del Fuego que había llegado de visita a la Capital y que sufrió la inseguridad en carne propia. Ladrones entraron al departamento que estaba alquilando en barrio Talleres y le sustrajeron dinero, ropas, distintas pertenencias y hasta la comida que había comprado y había guardado en la heladera.Malestar vecinal“Decile basta a la inseguridad”, dice el cartel de la convocatoria que circula por WhatsApp. La invitación es para vecinos de barrio Yofre H que planean reunirse mañana a las 19 en la plaza del barrio para discutir por la ola de robos.Desde la Policía, un comisario prometió acudir al encuentro.Otra reunión similar se llevó a cabo en barrio Residencial Vélez Sársfield, tras una reiteración de robos en las calles y contra viviendas.Además, representantes de distintos centros vecinales mantuvieron un encuentro en un salón en barrio Observatorio.En el encuentro se discutió sobre la realidad delictiva que padecen vecinos de distintos barrios.Uno de los responsables del encuentro declaró que la Policía ya les dijo que “se hace lo que se puede con las patrullas que hay”, e hizo hincapié en la mala atención que se recibe en distintas unidades judiciales a la hora de efectuar denuncias por hechos delictivos. NEWSLETTER 9AM De lunes a viernes, la selección de nuestros editores de la información más relevante para cada jornada. ¡Gracias por suscribirte! Ha ocurrido un error, por favor intente nuevamente más tarde. Edición ImpresaEl texto original de este artículo fue publicado el 21/01/2021 en nuestra edición impresa. Publicidad

Go to Source
Author: LaVoz.com.ar | Sucesos

EEUU.- Expertos de la ONU piden a los líderes de EEUU que reduzcan la “tensión” y aseguren el “respeto a la democracia”

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Expertos en Derechos Humanos de Naciones Unidas han condenado el asalto al Capitolio y han pedido a los líderes políticos de Estados Unidos que hagan “todo lo que esté en sus manos” por reducir la “tensión” y asegurar el “respeto a la democracia y la ley”.

“El violento intento de anular los resultados de unas elecciones justas y libres ha sido un evento ofensivo e incendiario”, han manifestado en un escrito los expertos para mostrar su inquietud por el asalto al Capitolio en Washington el 6 de enero y expresar su solidaridad con el pueblo norteamericano “que se ha puesto en pie por la democracia, la igualdad y la ley”.

De este modo, han rechazado el “ataque” y la “incitación al odio” que, como han precisado, se produce dentro y fuera de Internet, y han llamado a “rendir cuentas” por los hechos.

“Apoyamos los resultados democráticos de las recientes elecciones y reclamamos a los líderes políticos que hagan todo lo que este en sus manos por reducir la tensión y unir el país de acuerdo al completo respeto a la democracia y la ley”, han exigido.

Asimismo, los expertos también han apuntado a la “urgente” necesidad de derribar la violencia política y han pedido al Gobierno de Estados Unidos y los sectores privados, civiles y otros colectivos que aseguren que sus respuestas son “congruentes” con las leyes internacionales de Derechos Humanos, “incluyendo la libertad de expresión”.

“Confiamos en que la democracia estadounidense emerja con fuerza de esta crisis que daña sus instituciones y renueve su compromiso con el pluralismo pacífico, la ley y una gobernanza democrática”, han sentenciado los expertos de la ONU.


Go to Source
Author: Infobae Newsroom

Arrestan a la mujer acusada de robar computadora portátil de la oficina de Pelosi

(CNN) –– Riley Williams, una mujer de Pensilvania señalada de robar una computadora portátil de la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi durante la insurrección del 6 de enero, fue arrestada, según una portavoz del Departamento de Justicia. A Williams la acusó de los hechos un informante en una denuncia penal.

En documentos judiciales, el FBI había indicado que la mujer eliminó sus cuentas de redes sociales y se creía que había huido. Ahora bien, Williams no está acusada de robo. Únicamente está acusada de ingreso violento o conducta desordenada, y de ingresar al espacio restringido del Capitolio. Son los mismos cargos que enfrentaron muchos de los que tomaron parte en el asedio ese día.

Lo que se sabe del caso de la computadora de Pelosi

Previamente, el FBI señaló que un informante planteó la posibilidad de que la mujer hubiera robado una computadora portátil de la oficina de Pelosi para venderla a Rusia. La agencia añadió que el expediente judicial que «el asunto sigue bajo investigación».

En este caso, una persona que dijo ser la expareja romántica de Williams identificó a la mujer ante el FBI en un video dentro del edificio del Capitolio. Esto, de acuerdo a los documentos de la agencia. Las imágenes la mostraban dirigiendo y guiando a la gente «arriba» a la oficina de Pelosi, según una declaración jurada presentada el domingo para el arresto de Williams.

Además, el informante «afirmó haber hablado con amigos de Williams, quienes le mostraron (al informante) un video de Williams sacando una computadora portátil o un disco duro de la oficina de la presidenta Pelosi», dice la declaración jurada. El informante «declaró que Williams tenía la intención de enviar el dispositivo informático a un amigo en Rusia, quien luego planeaba vender el dispositivo a SVR, el servicio de inteligencia exterior de Rusia».

La persona le dijo al FBI que «la transferencia del dispositivo informático a Rusia fracasó por razones desconocidas y Williams todavía tiene el dispositivo informático o lo destruyó», dice la declaración jurada.


Go to Source
Author: macamilarincon

Un tiroteo deja 5 muertos en la Ciudad de México

Cinco personas fallecieron la noche de este viernes en un asalto con armas de fuego contra la casa del presunto narcomenudista ‘El Robert’, en la Ciudad de México.

Según informan medios locales, tres personas, de 41, 35 y 28 años de edad, murieron en el lugar, y ‘El Robert’ y su primo sufrieron heridas graves y fallecieron en el Hospital Rubén Leñero.

Actualmente, se desconoce la identidad de los sujetos que atacaron la vivienda. Continúa la investigación de los hechos. En un video divulgado en las redes sociales se ve el traslado de los heridos en una ambulancia.


Go to Source
Author: RT en Español

Donald Trump termina su mandato con un alto nivel de impopularidad

El asalto de Capitolio por parte de sus partidarios y su negativa a reconocer que había perdido las elecciones fueron fulminantes para Donald Trump. El presidente termina su mandato con los índices más altos de impopularidad, según dos encuestas.

La realizada por el centro de investigaciones Pew Research muestra que sólo un 29% de los estadounidenses considera que Trump ha realizado bien su trabajo al frente del país, índices nunca vistos en sus cuatro años de mandato.

Incluso, el informe sostiene que un 76% cree que el magnate inmobiliario “se ha comportado de manera inaceptable desde su derrota”, al negarse a reconocer el triunfo del demócrata Joe Biden, y durante el asalto de sus partidarios al Capitolio el 6 de enero pasado.

El rechazo de Donald Trump a reconocer el triunfo de su rival demócrata y el respaldo que le dio a los violentos partidarios que tomaron el Parlamento, fueron determinantes para la caída de imagen. (EFE)

El rechazo de Donald Trump a reconocer el triunfo de su rival demócrata y el respaldo que le dio a los violentos partidarios que tomaron el Parlamento, fueron determinantes para la caída de imagen. (EFE)

De hecho, un 68% de los encuestados rechaza que Trump siga siendo un factor a tener en cuenta en la política norteamericana, y tres cuartas partes creen que debe asumir su responsabilidad del asalto al Parlamento.

Sobre los comicios, un 67% de los encuestados achaca buena parte la derrota de Trump a sus infundadas denuncias previas sobre la falta de fiabilidad del voto por correo en Estados Unidos.

Más de la mitad de los encuestados, un 55%, considera la incapacidad del mandatario para gestionar la pandemia de coronavirus como otro factor determinante en su fracaso para la reelección.

Un sondeo de la Universidad de Quinnipiac avalan estos datos al señalar que el índice de aprobación de Trump es del 33% en la actualidad, mientras que su desaprobación alcanza el 60%.

El manejo de la pandemia, a la cual minimizó en varias ocasiones, también jugó en contra de Donald Trump, según las últimas encuestas. (EFE)

El manejo de la pandemia, a la cual minimizó en varias ocasiones, también jugó en contra de Donald Trump, según las últimas encuestas. (EFE)

“Los votantes de Trump también se volvieron más críticos con la conducta postelectoral de su candidato. La proporción de sus partidarios que describen su conducta como deficiente se ha duplicado en los últimos dos meses, del 10% al 20%”, afirma Pew Research.

Actualmente, dentro del ámbito republicano Trump tiene una aprobación del 75%, cuando durante las elecciones generales era del 95%.

La CNN señala que el empresario será el primer presidente -desde que se realizan encuestas- en terminar su primer mandato con una aprobación por debajo del 40% y con un desaprobación neta negativa (aprobación-desaprobación) de más del 50%.

La mayoría de los presidentes estadounidenses suelen ver un aumento en su índice de aprobación para el segundo mandato, inclusive los que no tienen éxito en las segundas elecciones, algo que no ocurre con Trump.

Desde Franklin D. Roosevelt hasta la actualidad la mayoría de los mandatarios estadounidenses suelen terminar con una imagen positiva del 60%.

DV


Go to Source
Author: Clarin.com